Inmigración Musulmana en Francia

shariah en francia




A los niños musulmanes en Francia se les enseña a tomar el control de Europa de la misma manera que a los niños de Gaza se les enseña respecto a Israel. El resto de Europa es lo próximo.

ANÁLISIS: CÓMO SE ADUEÑA DE FRANCIA LA POBLACIÓN MUSULMANA 

El martes, el experto israelí en Medio Oriente y comentarista de asuntos árabes, Tzvi Yehezkelihizo historia cuando comenzó a revelar el funcionamiento interno de la revolución islámica en curso que tiene lugar en Francia y otros países europeos con gran mayoría musulmana.

Yehezkeli, padre de cinco hijos, llegó a los titulares con su documental de dos horas y media ‘Allah Islam‘ emitido en septiembre de 2012 cuando ingresó a comunidades musulmanas en países europeos y expuso la radicalización generalizada entre los musulmanes allí, ocultando su identidad israelí.




Esta vez, sin embargo, Yehezkeli decidió ir de incógnito usando tarjetas de presentación y otros artículos que sugerían que era un hombre de negocios jordano que dirigía una empresa de exportación / importación que quería donar dinero a organizaciones caritativas musulmanas europeas administradas por la Hermandad Musulmana (HM).

El objetivo de su singular y arriesgada misión fue exponer el peligro que representa la HM para Occidente y Europa en particular y cómo los gobiernos europeos todavía no pueden ver de qué trata el plan de la Hermandad Musulmana.

El comentarista de asuntos árabes del Canal 10 de televisión israelí, que posee una licenciatura y maestría en estudios del Medio Oriente y habla árabe con fluidez, recibió asesoría de un jeque árabe palestino y un experto de los servicios de inteligencia israelíes sobre cómo comportarse y hablar infiltrándose en núcleos de la Hermandad Musulmana en Europa.

Yehezkeli también aprendió a rezar como musulmán en mezquitas y cómo reconocer sospechas sobre su identidad durante sus encuentros con líderes y funcionarios de la Hermandad Musulmana.




En Oriente Medio, Yehezkeli filmó a refugiados sirios y la revolución islamista sigilosa que tiene lugar en Turquía bajo el liderazgo del dictador Recep Tayyip Erdoğan, afiliado a la Hermandad Musulmana(HM). Erdogan está patrocinando organizaciones islamistas en Jerusalén Este que trabajan para radicalizar a los jóvenes árabes allí y para organizar un levantamiento violento, cuando llegue el momento, contra el control israelí sobre la ciudad.

Una vez en Francia, el periodista israelí descubrió cómo la Hermandad Musulmana usa el mismo método y logró controlar a las comunidades musulmanas en el país a través de ‘Dawa‘, una organización benéfica misionera que busca convertir musulmanes seculares o menos religiosos en islamistas.

Expuso el doble discurso de los líderes de la Hermandad Musulmana en Francia que hablan de la coexistencia y la tolerancia en francés, pero predican la Yihad en árabe.

En esta etapa, HM dice a sus seguidores que se apeguen a la ley francesa, pero los prepara para la próxima etapa, el día en que los islamistas tomen el control de Francia.

El gobierno francés, por su parte, facilita el control de la Hermandad Musulmana sobre las comunidades musulmanas en el país, por ejemplo, subsidiando escuelas que enseñan un plan de estudios que es totalmente diferente al estudiado por los niños en las escuelas francesas, según Yehezkeli.




Muchas de las lecciones tratan de la conquista islámica a través de la Yihad y enseñan a los niños musulmanes que Francia colapsará debido a la falta de ética (islámica) en la sociedad francesa, dijo Yehezkeli durante el primer episodio de “B’zehut B’duyah” (“bajo falsa identidad”).

La Hermandad Musulmana educa y el gobierno francés subsidia“, afirmó Yehezkeli y agregó que la educación que reciben los niños musulmanes en Francia es comparable a la que reciben los niños árabes palestinos en la Franja de Gaza bajo el gobierno de Hamás.

El experto israelí en Oriente Medio mostró que los libros islámicos que están prohibidos en países como Jordania y Arabia Saudí porque defienden la Yihad como medio para expandir el control musulmán en todo el mundo, están disponibles en las librerías de los suburbios árabes de París. También lo están los DVD de los discursos de Yusuf al-Qaradawi, líder espiritual actual de laHermandad Musulmana.

Según la ley francesa, está prohibido usar o vender discos con los virulentos sermones y discursos anti-occidentales y anti-Israel de al-Qaradawi, pero las tiendas en los barrios árabes en París continúan vendiéndolos.

Yehezkeli también entrevistó a Yoram Cohen, jefe del grupo de inteligencia interna israelí, ISA o Shabak, quien dijo que “Dawa finalmente se convertirá en violencia con el objetivo de tomar el control de los países.




Cohen también dijo que al final no hay diferencia en la ideología de la Hermandad Musulmana y Al-Qaeda, así como en el Estado Islámico, que usa la idea de Hassan al-Banna de batallones de choque estilo SS para aterrorizar al mundo.

Yehezkeli citó a un experto en inteligencia israelí que le dijo que “el Estado Islámico es un grano, pero la Hermandad Musulmana es cáncer“.

La Hermandad Musulmana comenzó sus actividades en Europa en 1958 cuando Said Ramadan, yerno del fundador de la HM, Hassan al-Bana, viajó a Ginebra y luego a Colonia en Alemania, donde estudió en la universidad local.

Ramadán, con la ayuda financiera de Arabia Saudita, comenzó un proceso en el que las comunidades musulmanas en constante expansión en Europa fueron puestas bajo el control de la Hermandad Musulmana. La Hermandad también ganó el dominio sobre el Congreso Mundial Islámico (IWC, por sus siglas en inglés), una organización fundada por Haj Amin al-Husseini, líder antisemita de la comunidad árabe en el estado pre-estatal de Israel.

Para el año 2000, muchas comunidades musulmanas europeas fueron sometidas a la HM y el control de IWC.




La Hermandad Musulmana también construyó una red financiera global y en 1988 abrió el banco al-Taqwa, que también participó en la financiación del ataque de Al Qaeda contra los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2011.

La ideología de Al-Qaeda, pero también la ideología de ISIS y Jaish Tahrir al-Sham, por ahora el grupo rebelde islamista más poderoso en Siria, se basa en los escritos de Sayyid Qutb, el primer ideólogo de HM y líder espiritual de la organización.

En opinión de Qutb, el establecimiento del Reino de Alá en la tierra no se puede lograr mediante la oración y la predicación en solitario. Para alcanzar este objetivo, es necesario que los que no reconocen la autoridad de Alá sean asesinados.

Las opiniones de Qutb sobre el Islam se tradujeron en un lema del fundador Hassan al-Banna, que aparece en las banderas de grupos terroristas islamistas como ISIS:

Alá es nuestro objetivo, el Corán es nuestra constitución, el Profeta nuestro líder; la lucha es nuestro camino y la muerte por Alá es nuestra más alta aspiración‘.




Tzvi Yechezkeli, que se convirtió en un judío religioso después de filmar “Alá Islam” y ahora vive en Gush Etzion, dice que ahora que la derrota total del Estado Islámico es inminente, habrá un nuevo tipo de bomba, una sigilosa.

El experto en Medio Oriente predice que si no se hace nada, los países europeos como Francia, Dinamarca y Bélgica quedarán bajo el dominio islámico de facto en el futuro cercano.

En 10 o 20 años, algunos de los países europeos albergarán un movimiento islámico que ‘solo’ servirá como realizador en las elecciones locales. Sin embargo, será tan influyente en la población general que dictará el tono en todo lo que desea“, dijo Yehezkeli a los medios la semana pasada.

Al preguntársele por qué se concentra en Francia en particular, el periodista de investigación encubierto dijo que los franceses son “ingenuos e inocentes”.

Se niegan a ver lo que sucede porque es un ataque muy gradual contra la cultura y los valores franceses, según Yehezkeli.

Un proceso gradual es más peligroso que un ataque sorpresa. El mundo teme a las guerras. Deles a los franceses sus croissants y se sentarán tranquilos“, según el comentarista del canal 10, que durante dos semanas residió en un suburbio de París y no habló una palabra de francés, porque no tuvo que hacerlo.




“No te sientes extranjero en Francia. En los cafés, las mujeres y los hombres están segregados. Es exactamente como estar en un verdadero país musulmán“, dijo Yehezkeli sobre su estancia encubierta en el área de París.

Francia fracasa en ocultar el problema de la migración musulmana

problema musulman

El Gobierno francés intenta tapar el sol con un dedo. En París siete personas fueron apuñaladas por un inmigrante, pero las autoridades aseguran que no es un atentado terrorista.

El Gobierno francés intenta tapar el sol con un dedo. En París Siete personas fueron atacadas por un individuo armado con un puñal y un barrote. Cuatro de ellas están gravemente heridas.

El ataque tuvo lugar poco antes de las 11 de la noche hora local, a la orilla de un canal en el distrito 19, noreste de la ciudad. El sospechoso es afgano y fue arrestado en el lugar.




Lo increíble es que a pesar de que los hechos dejan claro que fue un ataque aleatorio, el hombre iba por la calle con cuchillo en mano intentando hacer el mayor daño posible, las autoridades indican que no hay indicios de que el suceso esté relacionado con terrorismo. Una fuente de la policía francesa declaró que se ha lanzado una investigación por intento de asesinato.

Hay que recordar que ha habido varios ataques con cuchillo en Francia en los últimos meses, pero pocos han resultado en investigaciones de terrorismo. En redes sociales la gente, que por supuesto ya no le cree al gobierno francés, reclama que quieren tapar el sol con un dedo.

Y es que tal y como lo publicó el diario ABC en un polémico titular, Francia, es el primer país «musulmán» de Europa. La población musulmana es más joven y crece más rápido, no solo en esa nación, sino en toda Europa, pero en Francia la migración y la natalidad de musulmanas es mucho más alta.

Según cifras oficiales, en Francia hay 6 millones de musulmanes, lo que representa casi el 10% de la población. Y las musulmanas tienen la natalidad más alta de Europa: una media de 2,9 niños por mujer, cuando las mujeres no musulmanas apenas tienen una media de 1,5.

El problema por supuesto no es la migración en general, sino este caso específico. Ha quedado claro que los musulmanes no se han podido integrar a la cultura occidental fácilmente, las autoridades no han logrado frenar los ataques terroristas en nombre de Alá y los europeos cada vez están más molestos por tener que mantener un gran Estado de bienestar que se debe ocupar de los migrantes.




En la Noticia del Día comentamos el ridículo intento del Gobierno francés para tapar el sol con un dedo. Si Europa no empieza a enfrentar el problema ya, novelas como Sumisión, que hablan de cómo los musulmanes se toman Europa, dejarán pronto de ser una fantasía y se convertirán en una profecía de algo ya cumplido.


Francia, primer país «musulmán» de Europa

musulmana francesa

Francia se está convirtiendo en el primer país musulmán de Europa, cuando la población musulmana es más joven y crece más rápido en todo el continente.

Según el Pew Research Center (PRC), en Francia había el 2016 unos 5,72millones de musulmanes, en torno al 8,8 % de la población. El mismo año, el 4,8 % de la población era musulmana en Italia, el 6,1 % en Alemania, el 6,3 % en el Reino Unido, el 7,6% en Bélgica.




Según el mismo estudio, hacia el 2050, la población musulmana podría crecer hasta el 17,4 % en Francia, hasta el 15,1 % en Bélgica, hasta el 17,7 % en el Reino Unido, hasta el 10,8 % en Alemania. En España, un 2,6 % de la población era musulmana el año pasado y pudiera crecer hasta el 6,6% los próximos años.

Se trata de un fenómeno continental, a juicio del PRC: Europa puede ser el primer continente musulmán, hacia el 2050, con una población superior a los 75 millones de musulmanes, en una Unión Europea (UE) de unos 538 millones. El año pasado había unos 25 o 26 millones de musulmanes europeos.

El caso francés es percibido como un «modelo» de incremento sustancial de la población musulmana. El año pasado, los musulmanes franceses tenían una media de 27 años de edad, cuando la media de los no musulmanes es de 43 años. Con otro dato significativo: la tasa de natalidad musulmana es muy superior a la natalidad de los no musulmanes. Las musulmanas francesas tienen la natalidad más alta de Europa: una media de 2,9 niños, cuando las mujeres no musulmanas apenas tendrán una media de 1,5 o 1,9 niños. Según el PRC, la natalidad continental disminuirá los próximos años de manera más importante entre las mujeres no musulmanas.

Hacia el 2050, el PRC calcula que entre el 7,4 % y el 14 % de la población europea pudiera ser musulmana, cuando el año pasado ascendía al 4,9 %.




El incremento de la población musulmana, en Francia y el resto de Europa, se debe a dos razones: mayor natalidad, y peso creciente e imprevisible de la inmigración.

El PRC considera poco previsible una «inmigración cero». Las hipótesis de una inmigración «media»(inmigración legal, al margen de la crisis migratoria, de compleja solución) sugieren que la población musulmana podría crecer en unos 12 millones los próximos años en Europa, para ascender hasta los 13 o 14 millones si los flujos superiores fuesen ligeramente superiores.


Inmigración musulmana y la comunidad judía de Francia

judios y franceses




¿Por qué el radicalismo de izquierda y de derecha se está volviendo tan poderoso en la Francia contemporánea? Esencialmente, estos abordan un problema que la clase política común prefiere ignorar: la convulsión demográfica conocida como el “Gran Reemplazo”, una expresión acuñada hace algunos años por un talentoso aunque controvertido escritor llamado Renaud Camus. La inmigración de países no europeos y no judeocristianos y en especial de países musulmanes, ha alcanzado tales proporciones que el reemplazo gradual de la población y cultura nativas por una nueva población y una nueva cultura pareciera totalmente plausible. Los radicales de izquierda tienden a darle la bienvenida como un cambio para mejor. Los radicales de derecha lo ven como un desastre cósmico, excepto para algunos de ellos que están dispuestos a aliarse con el Islam radical a fin de derrocar la democracia occidental “plutocrática” y “judía”.

En una confesión de 635 páginas que coescribió en el 2016 con los periodistas Gérard Davet y Fabrice Lhomme, ‘Un presidente ne devrait pas dire ça’ (Cosas que un Presidente no Debería Decir), el ex presidente Hollande admitió que “los franceses tienen un problema con el Islam, es un hecho “y que pudiera conducir a una “partición” del país.

La comunidad musulmana francesa es la más grande y la de mayor crecimiento en Europa. En 50 años, desde finales de los años 60 hasta finales del 2010, la población de la República de Francia (incluyendo los territorios en el extranjero que son tan franceses al igual que lo son Hawái y Alaska para los estadounidenses) creció de 50 millones a 67 millones: un aumento del 34%. Mientras tanto, la población musulmana parece haber crecido, ya sea de forma natural o como resultado de las tendencias migratorias, de 1 millón a 5-6 millones como mínimo: es decir, un incremento del 500-600%. En cuanto a la proporción de musulmanes comparada a la población nacional, esta creció del 2% al 7-9%.

El verdadero impacto de la inmigración musulmana es aún mayor en términos generacionales: cuanto más joven es la población, mayor es la proporción de musulmanes. Si bien menos de una décima parte de los ciudadanos franceses eran musulmanes en la década del 2010, las proporciones eran una 5ta parte en relación a los ciudadanos franceses o residentes menores de 24 años a nivel nacional, e incluso más altos en algunos lugares. Una investigación en el 2015 de Ipsos en el área metropolitana de Marsella al sur de Francia descubrió que el 25.5% de los jóvenes locales en su adolescencia se identificaban como musulmanes. Se encontraron cifras similares en todas las otras grandes ciudades de Francia, donde vive la mayoría de la población.




Según una encuesta Fondapol publicada en el 2014, la proporción de musulmanes franceses “estrictamente religiosos” aumentó del 27% en 1994 a 42% en el 2014. Para citar nuevamente la encuesta sobre Marsella, el 83% de los jóvenes musulmanes describen la religión como “algo importante” o muy importante, “contra solo el 40% de los no-musulmanes (y el 22% de los católicos). Otra encuesta Ifop publicada en el 2016 sugiere que el 29% de los musulmanes franceses piensan que la Shaarya (la ley religiosa islámica) es más importante que la ley dictada por el hombre y el 65% aprueba las reglas de “modestia” femenina islámicas en las esferas públicas, incluyendo el hijab o el burka, el atuendo islámico y el burkini, el traje de baño al estilo eduardiano.

¿Han favorecido estos puntos de vista y actitudes la creación de las “zonas prohibidas” o los enclaves de facto en muchas partes del país, o el terrorismo? Durante años, los grupos musulmanes vigilantes han establecido “mezquitas callejeras” ilegales o han aplicado la observancia del Ramadán o el recato femenino en los barrios poblados por musulmanes. Otros grupos militantes incluso han incursionado dentro de barrios no-musulmanes. El acoso sistemático a las mujeres que visten “inmodestamente”, musulmanas o no-musulmanas, se ha vuelto algo común.

Durante el mes de Ramadán de 2018 (de mediados de mayo a mediados de junio), decenas de militantes musulmanes del BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) incursionaron en los supermercados de toda Francia para imponer el retiro de todos los productos manufacturados israelíes; también hubo casos en que pandillas similares atacaron tiendas y supermercados para hacer añicos botellas de vino o licor.




Respecto al terrorismo, debería destacarse que más de 2000 musulmanes franceses se unieron al Estado Islámico en Irak y Siria cuando estuvo en su apogeo durante los años 2013-2016 y que yihadistas nacidos en Francia o aquellos violentos inspirados por el yihad asesinaron a unas 200 personas e hirieron o mutilaron a 300 seres humanos en sucesivos ataques terroristas en suelo francés: del asesinato de soldados y profesores y alumnos judíos al sur de Francia en marzo de 2012 hasta el asesinato de caricaturistas y tienda-habientes judíos en París en enero de 2015; desde los asesinatos en París en noviembre del 2015 y Niza en julio de 2016 hasta el asesinato de un sacerdote católico de 86 años durante una misa unos días después; y del brutal asesinato de Sarah Halimi, una doctora jubilada de 65 años, en abril ed 2017 al asesinato no menos brutal de una sobreviviente del Holocausto de 85 años Mireille Knoll en marzo de 2018.

No es de extrañar que el columnista derechista Eric Zemmour, cuyo ensayo “El Suicidio de Francia” vendió más de 200.000 copias en el 2014, constantemente advierte de una “próxima guerra civil”. O uno de los principales escritores de Francia Michel Houellebecq, que vendió 350.000 copias de Soumission (Sumisión), una novela del año 2015 sobre la elección de un “islamista moderado” como presidente de Francia en la década del 2020.

Los judíos franceses no se sienten más cómodos dentro de este contexto que otros judíos europeos. Incluso puede argumentarse que se sienten menos cómodos ya que, a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, disfrutaron de un impresionante avivamiento tanto en términos demográficos como culturales y religiosos.




Había un aproximado de 300.000 judíos en Francia para el año 1945, justo después del Holocausto, incluyendo unos 100.000 “judíos” totalmente asimilados o incluso convertidos a quienes los nazis y el régimen colaboracionista de Vichy rebautizaron como judíos y que trataban desesperadamente de darle sentido a todo aquello. Setenta y cinco mil judíos nacidos en Francia y en el extranjero, habían sido arrestados y asesinados en Auschwitz desde 1942 hasta 1944. Otros 30.000 judíos pudieron haber perecido de otras maneras diferentes.

A finales de la década de los años 40, decenas de miles de sobrevivientes del Holocausto en Europa Oriental arribaron a Francia, la mayoría de ellos como refugiados solicitando inmigrar a Palestina o a Estados Unidos. Muchos se quedaron. Más refugiados llegaron de los países islámicos en las décadas 50, 60 y 70s, como consecuencia de disturbios civiles, guerras, independencia o revolución: primero desde Turquía y Egipto, luego de Marruecos y Túnez, más adelante de Argelia y finalmente de Irán. En 1962, la población judía de Francia se duplicó en 600.000, incluyendo muchos que abandonaron su identidad judía asimilándose o a través del matrimonio mixto. A mediados de la década de los años 70, se dice que alcanzó un máximo de 700,000.

Tal masa crítica permitió el repentino surgimiento de una identidad religiosa y cultural judía: sinagogas, comida kosher, escuelas y colegios judíos, medios de comunicación judíos, literatura judía (doméstica o traducida), centros comunitarios. La proximidad geográfica de Francia con Israel estimuló el turismo familiar, las giras sionistas y el afán de aprender el idioma hebreo. A mediados de la década de 1980, hubo un resurgimiento general del judaísmo ortodoxo en el país, al que pronto seguiría un crecimiento del judaísmo reformista y masorti (conservador). Los judíos “marginales”, que en generaciones anteriores tendían a casarse entre ellos y desaparecer, repentinamente se les veía más propensos a “retornar” a la ortodoxia o unirse a congregaciones no ortodoxas. La única sombra en este colorido y prometedor paisaje fue a partir de 1967, las políticas antiisraelíes y pro-árabes del gobierno francés.




Sin embargo, el renacido judaísmo francés iba rumbo a colisionar con el rápido crecimiento y la cada vez más asertiva comunidad musulmana, independientemente de las buenas relaciones que pudieran existir entre individuos judíos y musulmanes o entre las diferentes instituciones judías o musulmanas religiosas o intelectuales. Además, el antisemitismo no-reconciliado que prevalece entre muchos musulmanes franceses ayudó a fomentar un antisemitismo clásico no musulmán de derecha e izquierda hasta ahora reprimido, que regresó con venganza. Para el año 2000, noticias de una supuesta Segunda Intifada marcaron el comienzo de la ya generalizada violencia antijudía. Hubo similares arrebatos a esta violencia luego de la guerra del Líbano en el 2006 y en la guerra de Gaza del 2014. Dieudonné M’Bala M’Bala, el humorista franco-camerunés y agitador antisemita, se convirtió en un ídolo popular. Y la mayoría de los judíos franceses consideraban que el gobierno o los medios de comunicación a menudo recurrían a la negación o incluso intentaban convertir la violencia antijudía en “enfrentamientos intercomunales”.

Tanto es así que el judío errante retomó su sendero de nuevo. Miles se marcharon de los vecindarios abrumados por los radicales musulmanes o ciudades gobernadas por municipalidades de izquierda radicales por lugares predominantemente cristianos y conservadores, considerados mucho más seguros: en total, se dice que 50.000 judíos se trasladaron de algunas partes de la gran París a otros lugares. Luego, sucedió la emigración hacia Israel, Alía, otros 50.000 al menos o más según algunos estimados, en solo una década. Finalmente, muchos judíos se mudaron a Gran Bretaña, América del Norte y Australia.

El factor común entre estas migraciones es la falta de confianza en el futuro de Francia, compartido y dado por hecho, por muchos franceses cristianos o laicos. Otro incentivo es que una vez criados como judíos felices y orgullosos, les resultara difícil volver a caer en la condición de cuasi-Marrano.




Summary
Review Date
Reviewed Item
Krystian.O
Author Rating
51star1star1star1star1star